Comida saludable, ¿Por dónde empiezo?

Si estás decidido a cuidar lo que colocas en tu plato, pero no tienes ni idea de cómo hacerlo, aquí te presentamos una guía fácil para que logres tu objetivo en un abrir y cerrar de ojos

No se trata de convertirte de la noche a la mañana en la persona más fitness del planeta tierra, sino de simplemente cuidar nuestro cuerpo que, al fin y al cabo es, nuestro templo.
Para ello, debemos entender que la clave está en vigilar que los alimentos que elegimos sean realmente los apropiados, tomando en cuenta los nutrientes que necesitamos y las cantidades adecuadas.

Siempre van a existir necesidades particulares, ya que cada persona tiene contextura, talla, peso, genética y actividad física diaria distinta; sin embargo, existen estándares que nos sirven de guía para comenzar a darle el toque saludable que queremos a nuestra alimentación.

Recuerda una dieta balanceada es aquella que contiene todos los grupos alimenticios, no se trata de dejar de consumir nuestro trabajo es elegir lo más natural y saludable posible.

A continuación te presentamos 8 consejos que debes tomar en cuenta para colocar en tu mesa lo que realmente necesitas, y que tu cuerpo te va a agradecer.

1. Dile adiós a las frituras

Evita los alimentos fritos, debes sustituirlos por platillos asados, hechos al horno o en la parrilla.

2. Cantidad, calidad y frecuencia (Regla QQF)

No pongas en tu plato alimentos que juntos sean una explosión de calorías, ten presente que no hay alimentos malos, solo tienes que aprender a combinarlos. Es mejor pocas porciones varias veces al día, que tres comidas a reventar.

3. Consume pescado

El Omega 3 ayuda a prevenir enfermedades del corazón y perfectamente puedes conseguirlo en el salmón, el atún fresco, la sardina y todo tipo de pescado. Los nutrientes que tu cuerpo obtiene de estos productos de mar son muchos, por ello no deben faltar.

4. Menos carne

Reduce la ingesta de carne a dos o tres veces por semana, y sustituye con legumbres y granos.

5. Aumenta el consumo de fibra

Elige alimentos ricos en fibra, por ejemplo, guisantes, garbanzos, cereales integrales, avena, lentejas, entre otros.

6. Controla las calorías

¿Sabías que al reducir 100 calorías en tu alimentación diaria, pierdes hasta 4 kilos en un año? Esto es totalmente cierto, así que hacer pequeños cambios como omitir el queso en una hamburguesa, o no consumir pan en exceso, puede generar un significativo cambio en la balanza.

7. Consume frutas

La cantidad de frutas recomendada diariamente es de 5 porciones. Escoge frutas y verduras de colores intensos, aparte de hacer tu comida más atractiva visualmente, también esos pigmentos son ricos en nutrientes.

8. Agua

Como todos sabemos, el agua es indispensable para nuestro cuerpo y debemos proporcionarle a nuestro organismo mínimo 2 litros de este vital liquido para su buen funcionamiento.

Lo más importante es combinar los alimentos, variar nuestros platos para que no volvamos nuestra dieta aburrida. Comer de todos los grupos alimenticios en sus cantidades adecuadas.

Es esencial hacer el hábito de comer consciente, debido a que en muchas ocasiones comemos por inercia y no estamos verdaderamente pendientes de lo que consumimos, por lo que la tendencia a ingerir alimentos no adecuados o cantidades exageradas es más alta.

Leave a Reply

%d bloggers like this: